Jennifer Jones
Presidente de Rotary International 2022-23
Septiembre 2022

Recientemente, Nick y yo pasamos un tiempo en Guatemala, donde conocimos a maravillosos socios de Rotary y familias que decidieron adoptarme extraoficialmente como «Tía Jennifer». Al tercer día, después de visitar Patzún, en el montañoso altiplano occidental, partimos hacia el lago Atitlán, al que debíamos llegar al anochecer. Si tomábamos una carretera secundaria podríamos llegar antes. Los lugareños nos dijeron que acababa de ser repavimentada y nos aseguraron que no tendríamos ningún problema.

Al principio, fue un paseo. Atravesamos verdes campos de café y maíz que cubrían las laderas como una colcha hecha de retazos. Pero al momento de cruzar un río, vimos que la corriente había arrastrado el puente. La única forma de continuar era vadear el río en nuestro pequeño autobús. Hubo algunos momentos de tensión, pero decidimos intentarlo y, afortunadamente, conseguimos cruzar sin problemas.

Esta aventura me recuerda dos verdades importantes en Rotary. En primer lugar, confiamos en la experiencia de los habitantes locales sobre el terreno para hacer lo que mejor sabemos hacer. Y en segundo lugar, a veces hay que asumir riesgos incómodos para alcanzar objetivos importantes.

Cada día me siento honrada de aprender de los integrantes de nuestra familia rotaria. Cada lección es una oportunidad para crecer, y cada historia agrega un capítulo a nuestro año en el que colectivamente encarnaremos nuestro lema Imagina Rotary.

Jennifer Jones
Presidente de Rotary International 2022-23
Agosto 2022

Todos hemos seguido nuestro propio camino para convertirnos en socios de Rotary. Algunos de ustedes se afiliaron porque su padre era rotario. Otros nos afiliamos porque un empleador nos dio una palmadita en el hombro y nos pidió que asistiéramos a una reunión. Otros se convirtieron en socios solo después de que una sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos lo hiciera posible. Sin embargo, cada uno de nosotros se afilió gracias a un mismo mecanismo: una invitación.

Una invitación que desata nuestra imaginación y nos permite saber que todo es posible. Cada uno de nosotros dispone del mismo privilegio: el honor de extender una invitación.

Es asombroso imaginar cómo podemos mirar a nuestras comunidades e identificar a nuestros futuros líderes. Muchas veces es tentador atraer a personas que son exactamente como nosotros. Es necesaria una forma especial de ingenio para considerar cómo personas que son aparentemente muy diferentes pueden, de hecho, compartir nuestros valores y poseer algunos de esos mismos talentos que solo esperan ser desencadenados.

Es hora de que Rotary dé el siguiente paso para avanzar en la diversidad, la equidad y la inclusión (DEI) en toda nuestra organización.

Ofrecer una experiencia en la que las personas se sientan incluidas va más allá de hacer que nuestra membresía sea más diversa. Se trata de hacer que nuestras reuniones y eventos sean lugares donde podamos hablar abierta y francamente entre nosotros, donde nuestros socios se sientan bienvenidos y seguros. Esto significa eliminar las barreras de acceso y abrir las puertas a la inclusión. Nuestros valores siguen siendo nuestra fortaleza, y nuestro compromiso con la excelencia requiere que mantengamos altos estándares para nuestros socios.

Creo que todos estamos comprometidos y decididos a hacer avanzar la DEI en todo Rotary. Esto está arraigado en las tradiciones más profundas de nuestra organización, y garantizará que sigamos siendo dinámicos y relevantes durante los próximos decenios.

Hace unos años, nuestra Directiva estableció el ambicioso objetivo de aumentar el porcentaje de mujeres socias de Rotary al 30 por ciento para 2023. Nos queda menos de un año, pero creo que podemos cumplir y superar este objetivo.

Necesitamos que emerjan líderes rotarios de todos los continentes, culturas y credos. Necesitamos que los jóvenes socios y los jóvenes pensadores asuman mayores funciones y responsabilidades. Debemos escuchar a los nuevos socios de Rotary con la misma atención y con el mismo respeto que a los que llevan muchos años en nuestra organización.

Durante nuestra reciente convención en Houston, escuchamos hablar a los astronautas sobre sus viajes al espacio. Reflexionamos sobre un momento en la década de 1960 cuando el presidente estadounidense John F. Kennedy instó al mundo a soñar, cuando declaró que «iríamos a la luna [y haríamos] otras cosas, no porque sean fáciles, sino porque son difíciles».

Comprometer plenamente a Rotary con la DEI y cumplir con nuestros ambiciosos objetivos de membresía pudiera parecer tan improbable como lo fue en su momento viajar a la luna. Pero sé que cuando la gente de acción se compromete con un gran objetivo, hacemos que valga la pena cada pizca de nuestra energía.

Jennifer Jones

Presidente de Rotary International 2022-23
Julio 2022

Todos los meses, desde que me afilié a Rotary, he esperado con interés leer esta revista, y especialmente el mensaje de nuestro presidente. Admito que, por mucho que aprecie la conveniencia de una copia digital, todavía me deleita la sensación táctil de sentarme a hojear estas páginas brillantes. Ellas contienen un tesoro de fotos e historias memorables sobre nuestra gran organización, una organización que todos conocemos y amamos. A lo largo de los años he aprendido mucho sobre proyectos de servicio y sobre las vidas que cada uno de ustedes ha transformado.

Como profesional de la comunicación, siempre he anhelado el día en que nuestras historias contaran con cobertura habitual por parte de los medios de comunicación convencionales y que nuestra revista insignia poblara las consultas médicas, las cafeterías o cualquier otro lugar en el que la gente se sentara, esperara o se congregara. Es estupendo que los socios de Rotary estén mejor informados sobre todo lo que hacemos, pero ¿no sería mucho mejor que más gente conociera nuestras historias?

Todo esto estuvo en mi mente mientras pensaba en nuestros planes para la promoción de Rotary en todo el mundo durante el próximo año. En los próximos 12 meses, destacaremos proyectos que ponen el servicio de Rotary a la vista de todo el mundo, y lo haremos de forma estratégica. Nick y yo nos centraremos en algunos de los proyectos de Rotary de mayor impacto, sostenibles y escalables pertenecientes a nuestras áreas de interés en lo que llamamos el Imagine Impact Tour (Gira Imagina el Impacto).

Invitaremos a periodistas de primer nivel, líderes de opinión y personas influyentes a utilizar sus canales para ayudarnos a sensibilizar a las personas que desean servir pero que aún no saben que pueden hacerlo a través de Rotary.

Pero había otra importante cuestión que considerar: nuestra huella de carbono. Tomo muy en serio la nueva posición de liderazgo de Rotary en cuestiones medioambientales. El ejemplo que dieron nuestros socios durante la pandemia es fundamental para forjar nuestro futuro.

Eso significa que aprovecharemos la tecnología digital para contar estas historias: tuitearemos, publicaremos y transmitiremos en directo para todos aquellos que quieran escucharnos. Debemos tomar en consideración el medioambiente, y parte de ello supone no viajar siempre, pero seguir manteniendo un contacto significativo, como hemos hecho durante los dos últimos años.

Por supuesto, somos seres sociales, y aún debemos reunirnos en persona. Simplemente tenemos que ser más conscientes a la hora de tomar decisiones y pensar en como nos reunimos de un modo un poco diferente. Por ejemplo, si viajamos para visitar un proyecto, planearemos visitas sucesivas en áreas vecinas.

Entonces, ¿cuáles son sus historias y quiénes pueden ayudarlos a contarlas? Espero que ustedes consideren la posibilidad de emprender sus propias iniciativas Imagine Impact (Imagina el impacto): sus historias podrían promoverse con la misma facilidad en las redes sociales o mediante una llamada de Zoom. Piensen en distintas maneras de destacar proyectos notables en sus clubes y distritos.

Todos sentimos el impacto que el servicio y los valores de Rotary tienen en nosotros. Ahora tenemos la oportunidad de compartir ese sentimiento con los demás.