Ian H.S. Riseley
Presidente del Consejo de Fiduciarios de la Fundación 2022-23
Septiembre 2022

En uno de mis libros favoritos, Una breve historia de casi todo, Bill Bryson reflexiona sobre la creación del universo y cómo una diminuta mota que llamamos Tierra pasó de ser una bola ardiente con mares de roca fundida al exuberante hogar verde y azul que conocemos hoy en día. Bryson argumenta que es un milagro que nosotros, nuestro planeta y nuestra especie, hayan sobrevivido. «No solo gozamos del privilegio de la existencia», apunta, «sino también de la capacidad singular de apreciarla e incluso, en muchísimos sentidos, de mejorarla».

Nosotros tenemos la suerte de poder leer sus palabras o las de cualquier otro. Y tenemos la suerte de formar parte de una organización que hace de nuestro mundo un lugar mejor ayudando a los que no pueden leer. Se estima que 773 millones de adultos, la mayoría de ellos mujeres, no pueden leer estas palabras ni escribir su propio nombre. Se encuentran en clara desventaja en la vida y disponen de escasas oportunidades para conseguir un buen empleo. Y esta situación no es su culpa.

Rotary no se ha olvidado de ellos. En septiembre, celebremos el Mes de la Alfabetización y la Educación Básica analizando el impacto a largo plazo que generan Rotary y La Fundación Rotaria y buscando maneras de contribuir a esta labor.

Según las cifras preliminares, solo el año pasado, la Fundación Rotaria aprobó 104 subvenciones globales para proyectos de alfabetización y educación básica por un total de 6,3 millones de dólares. Esto se suma a décadas de trabajo de nuestros clubes y distritos. Como australiano, estoy especialmente orgulloso de la labor de Dick Walker, exgobernador de distrito de Queensland, que utilizó una subvención compartida de la Fundación para desarrollar el método de encuentro lingüístico concentrado que ha sido adoptado por otros líderes educativos de todo el mundo.

A nivel comunitario, nuestros clubes son bien conocidos por sus campañas de promoción de la lectura que han cambiado la vida de muchos niños. Pero cuando reunimos a muchos clubes y distritos para colaborar en proyectos a gran escala de la Fundación Rotaria, tenemos el potencial de generar un impacto en comunidades enteras por generaciones.

Las oportunidades para que Rotary marque la diferencia en el campo de la alfabetización son ilimitadas. Una vez que se consigue un nivel básico de lectura y escritura, se abre el camino a otros tipos de alfabetización, como la alfabetización numérica, la alfabetización digital y la alfabetización financiera.

No desperdiciemos nuestra oportunidad de mejorar nuestro rincón del universo. Los animo a pensar a lo grande sobre la alfabetización y la educación, y a cambiar el mundo, durante este mes y más allá.

Ian H.S. Riseley
Presidente del Consejo de Fiduciarios de la Fundación 2022-23
Agosto 2022

Durante mis viajes, a menudo Rotary sale a relucir en las conversaciones. La mayoría de las personas nos asocia con proyectos locales y eventos de recaudación de fondos, lo cual es genial, pero muy pocos saben que Rotary es una fuerza de alcance mundial. Este aspecto de Rotary es más fácil de entender a través de un ejemplo, como la forma en que la organización respondió a los devastadores incendios forestales en Australia a fines de 2019 y principios de 2020.

Como resultado de la sequía extrema, el calentamiento global y las condiciones climáticas adversas, los incendios causaron daños catastróficos. La necesidad de ayuda era evidente y sustancial.

Los rotarios canadienses, ya familiarizados con los incendios forestales, sabían que la mejor manera de ayudar era a través de La Fundación Rotaria. Pronto se unieron a ellos los clubes y distritos rotarios de otros países y Taiwán, lo que resultó en tres subvenciones globales de la Fundación por un total de 280 000 dólares para apoyar la recuperación económica de los agricultores afectados por los incendios.

Un agricultor escribió una carta de agradecimiento en nombre de las comunidades remotas a las que ayudamos, en ella señalaba que «no podían creer que los clubes rotarios de otros países darían un paso adelante y ayudarían a nuestra relativamente pequeña región agrícola», asimismo agregó que «estaban muy agradecidos y honrados de ser considerados dignos de tal ayuda».

Amigos, este es el tipo de impacto que genera nuestra Fundación Rotaria día a día, y es la razón por la que merece el apoyo de todos los socios de Rotary en el mundo.

Los proyectos más significativos realizados en nombre de Rotary son los realizados a través de La Fundación Rotaria. La lista sigue y sigue. Piensen en el impacto generado por nuestra labor para erradicar la polio, nuestros programas de educación para la paz y nuestras subvenciones para Programas de Gran Escala. Todos estos esfuerzos por hacer del mundo un lugar mejor emanan de nuestra Fundación.

La Fundación también afecta, entre otros, aspectos como la experiencia, la membresía y las alianzas de nuestros clubes. Cuanta más visibilidad e impacto tengamos a través de los proyectos de la Fundación, más personas querrán participar en nuestra labor como socios o como colaboradores. Todos salimos ganando.

Para mí, Rotary y su Fundación son inseparables: no se puede tener uno sin el otro. Son las dos caras de la misma moneda. Me encantan la amistad, el compañerismo y los proyectos en los que participo como socio del Club Rotario de Sandringham en Australia; pero también me emociona ser parte de un movimiento internacional que cambia la vida de innumerables personas a través de La Fundación Rotaria.

Recuerden esa otra cara de la moneda de Rotary y apoyen a su Fundación. Al hacerlo, también estarán apoyando a sus compañeros socios de Rotary que dan vida a los proyectos que nuestro mundo realmente necesita.

Ian H.S. Riseley
Presidente del Consejo de Fiduciarios de la Fundación 2022-23
Julio de 2022

Como contador, veo el mundo a través de una lente compuesta de ingresos y gastos. Hoy podemos planificar con precisión para el éxito del mañana. Mi profesión también me enseñó que los números, esos ingresos y gastos, a veces pueden contar grandes historias.

Una de esas historias es La Fundación Rotaria: Lo que esta le ha dado al mundo, partiendo de un modesto aporte de 26,50 dólares, es sencillamente extraordinario.

En 1918, esa cantidad -el excedente de la Convención de Rotary de ese año celebrada en Kansas City, Misuri- se aplicó, a sugerencia de Arch Klumph, presidente de Rotary 1916-1917, a establecer un fondo con el propósito de hacer el bien en el mundo. El fondo creció a un ritmo modesto hasta 1947, cuando falleció Paul Harris, el fundador de Rotary, y las donaciones se multiplicaron como tributo a su memoria. Ese año, la Fundación financió becas para 18 estudiantes, el primer indicio de la grandeza que estaba por venir.

Más tarde, la Fundación se expandió, estableciendo programas, como el Intercambio de Grupos de Estudio y subvenciones humanitarias, que afectaron positivamente las vidas de socios y comunidades de todo el mundo. En 1979, una importante subvención ayudó a inmunizar contra la polio a 6,3 millones de niños en Filipinas, lo que condujo al establecimiento del programa PolioPlus en 1985.

La labor de Rotary para la erradicación de la polio — ayudando a reducir los casos de poliovirus salvaje de aproximadamente 1000 casos diarios en 1988 a solo seis casos en total en 2021 — ha sido uno de los proyectos humanitarios más ambiciosos jamás emprendidos por una organización no gubernamental. Este éxito demuestra por sí solo la importancia y el impacto generalizado de Rotary y su Fundación.

Lo que es aún más notable es que la erradicación de la polio es solo una parte de las iniciativas emprendidas por la Fundación.

Hoy, la Fundación se ha convertido en una organización benéfica multimillonaria. Nuestro sólido modelo de financiación otorga a los distritos la flexibilidad necesaria para elegir los aspectos de Rotary que desean apoyar: erradicación de la polio, becas, subvenciones distritales, subvenciones globales, etc. Hoy en día, la Fundación genera un impacto en el mundo a través de las actividades de socorro en caso de desastres, la prevención de enfermedades, la educación para la paz y otras áreas.

Todos en Rotary formamos parte de este gran legado y es nuestra responsabilidad mantenerlo. Este año, los fiduciarios se han fijado la meta de recaudar 430 millones de dólares. Sé que las expectativas son altas. Pero también sé cuánto pueden lograr nuestros socios.

Para alcanzar esta meta trabajaremos juntos como siempre lo hacemos, logrando que cada club y cada persona contribuya lo que pueda. De esta manera, nos aseguraremos de cumplir nuestro ambicioso pero alcanzable objetivo y de hacer avanzar nuestra Fundación.